Ex Core propuesto para Gobernación de Valdivia corre peligro

Claudio Mansilla Alt fue cuestionado y sancionado por faltas a la probidad en el gobierno anterior del presidente Piñera.

Luego de darse a conocer la designación de los nuevos intendentes que asumirán su cargo en cada región a partir del 11 de Marzo del año en curso, los partidos políticos han analizado los equilibrios en el mapa nacional y se encuentran en proceso de ajuste para los nombramientos faltantes de futuros Gobernadores, Secretarios Regionales Ministeriales y Directores de Servicios.

En dicho contexto, de acuerdo a trascendidos adentro del conglomerado de “Chile Vamos”, aparecería con cierta ventaja el nombre de Claudio Mansilla Alt para ocupar el sillón de la Gobernación Provincial de Valdivia. Dicha apuesta tendría la venia del Diputado Bernardo Berger (RN) con acuerdo de la Senadora Ena Von Baer (UDI).

Sin perjuicio de que Mansilla ha sido un actor político conocido en la región, su trayectoria se ha visto marcada por hechos que no lo harían merecedor de una investidura de confianza del nuevo gobierno. En efecto, durante el mandato anterior del presidente Piñera (2010-2014),  mientras ejercía el cargo de SEREMI de Gobierno de Los Ríos, Claudio Mansilla fue sancionado por Contraloría por haber hecho uso de un vehículo fiscal sin autorización de la misma Gobernación Provincial a la que pretendería acceder hoy en día. En esa época, fue sancionado  con una multa del 5% de sus remuneraciones.

Pero su paso por dicha cartera regional no tan sólo es recordado por esa conducta, sino que debe tenerse a la vista de que en el año 2012 fue objeto de una investigación penal realizada por el Ministerio Público con motivo de una querella interpuesta por el Colegio de Periodistas por el presunto delito de falsificación de instrumento público dentro del concurso de los denominados “Fondos de Medios”.

Un hecho que pocos recuerdan pero que genera un nivel de reproche que incide en la obtención de recursos públicos irrregulares por Mansilla corresponde a una incompatibilidad de cargos que la propia  Contraloría Regional  determinó en el 2011. Para esa época, ya había cumplido un año como SEREMI de Gobierno  en la capital regional y el alcalde de Río Bueno solicitó un pronunciamiento ante el ente contralor para que se revisara la legalidad de mantener a dicha autoridad como coordinador comunal de Educación  Extraescolar –cargo que ostentaba en dicho municipio desde el  1994- aun cuando tenía dedicación exclusiva en el Gobierno Regional de Los Ríos. En dicha ocasión, mediante el Oficio N° 511 de 2011, la Contralora fue enfática en señalar que el cargo municipal expiraba por el sólo ministerio de la ley al momento de asumir sus responsabilidades como SEREMI.

Sin perjuicio de lo anterior, lo más sorprendente de este tipo de cuestionamiento es que en febrero de 2014, y a raíz de su renuncia a su secretaría regional meses antes, Mansilla solicitó una reconsideración al dictamen anterior, requiriendo además su reincorporación a su cargo en la Municipalidad de Río Bueno, y en forma subsidiaria pidió una indemnización por años de servicio. La Contraloría una vez analizados los antecedentes presentados ratificó su pronunciamiento inicial, dejando al cuestionado ex funcionario sin retornar a sus labores.

Lo que se ignora a esta fecha, es conocer si las remuneraciones percibidas por Mansilla durante el año 2010 pagadas por el municipio de la Provincia del Ranco fueron o no reembolsadas al erario local, ya que como advirtió la autoridad fiscalizadora sus cargos eran incompatibles.

Comentarios de Facebook

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com